Contenido principal Vive Digital
05 de abril de 2018

Facebook: inseguridad por diseño

El escándalo de Facebook en relación con los datos de sus usuarios y Cambridge Analytica continúa, previo a la audiencia de Zuckerberg ante el Congreso de EE.UU. El tema seguirá vigente por mucho tiempo en medio de nuestra contienda electoral. En este escándalo mediático, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) bloqueó la app Pig.gi porque, según la propia SIC, los medios de comunicación han denunciado la relación entre Cambridge Analytica y la empresa propietaria de la aplicación sancionada.

Facebook: inseguridad por diseño
Facebook: inseguridad por diseño

Publicado en El Espectador
Por: Carolina Botero Cabrera

Quienes defendemos derechos humanos en el contexto de la tecnología nos hemos sorprendido por el tamaño del escándalo de Facebook y Cambridge Analytica. La explotación de datos personales que se generan por la interacción con las redes sociales y demás servicios son parte esencial de la actividad de estas redes. Entonces, ¿por qué el escándalo?

Empecemos por los protagonistas. Por un lado, está Cambridge Analytica, que es solo una de las empresas que, como Nation Builder, Crowdskout o NGP VAN, usan los mismos métodos de cualquier manual de campañas publicitarias. La diferencia entre esas grandes empresas y lo que hace la agencia publicitaria en la esquina de su negocio son los recursos, junto con la capacidad para aprovecharlos. Además, no venden cualquier cosa, su producto es la democracia.

De otro lado, está Facebook. El mercado publicitario digital de elecciones no puede evitar tener relaciones con esta compañía. Facebook es la red social más popular en el mundo, con acceso directo a más de 2.000 millones de personas y a todas las conoce muy bien. ¡Muchas están descubriendo cuánto! Esto lo sabe bien la plataforma, y su canal directo con electores es valioso y útil cuando se está en una campaña política.

Piense en lo siguiente: más de la mitad de los colombianos estamos en Facebook y 17 millones la usan todos los días. Hay más celulares que personas en Colombia y, si el equipo lo permite, cualquiera puede tener Facebook gratis en su dispositivo. Para acceder a internet tiene que pagar. Así, es lógico que para muchos el uso de internet sea equivalente a Facebook, que se usa incluso como herramienta de mensajería instantánea.

Pero también está el lado político del escándalo. Cuando Obama ganó la Presidencia por segunda vez, los medios cubrieron el uso de tecnología que le dio su campaña bajo una luz positiva. Cuando Hillary perdió, también se habló de cómo le fallaron las técnicas de análisis de datos. ¿Por qué es distinto ahora? ¿Qué hicieron la campaña de Trump y Cambridge Analytica ahora que resulta esencialmente diferente y nocivo frente a lo que han hecho otros candidatos y permiten hacer otras empresas?

Quizá el tema es que como sociedad seguimos sin entender el alcance de la explotación de datos personales. Y, sin embargo, ese es el centro de la“economía digital”, la economía que nos gusta, la que tanto promueve el Gobierno.

Pig.gi era hasta hace poco una app de mostrar que apoya, entre otros, Ruta N en Medellín. Ahora está en desgracia porque Farrow (la empresa detrás de la app) aparece conectada con Cambridge Analytica. Su negocio es conectar marcas con usuarios, es ofrecer a las personas canjear publicidad por datos para navegar y, como en muchos otros negocios, el precio son tus datos personales. Esta app podría ser una de las muchas que están en apps.co. En medio del escándalo, ¿por qué es a esta empresa a la que se elige para investigar?

Facebook está informando sobre el origen de las personas involucradas en la “filtración”. En primer lugar aparece EE.UU., seguido por Filipinas, Indonesia, Reino Unido, México y Canadá. En los cuadros que circulan, Colombia no aparece ni en las curvas. Es decir, este es otro dato para decir que todavía falta mucha investigación para establecer cómo realmente nos está afectando el escándalo. Por eso, caerle simplemente a Pig.gi me suena extremo.

La privacidad, que en Karisma hemos defendido porque es un derecho, ahora se moviliza en el contexto específico del Gobierno Trump. Entonces, aunque la privacidad siempre ha estado en juego cuando hablamos de la “economía digital” y de las redes sociales, ahora resulta que sí es noticia porque los datos tuvieron relación con la campaña de Trump.

Es positivo que haya un debate sobre el derecho a la privacidad en relación con la explotación y protección de datos, pero no debemos extraerlo de ese contexto general y perseguir a todos los que tengan relación con Facebook o Cambridge Analytica. Por el contrario, debemos entender cómo funcionan los modelos de negocio alrededor de la “economía digital”, tarea que es especialmente necesaria para el Ministerio de las TIC, que la promociona, y para la Superintendencia de Industria y Comercio, que hoy la sanciona.

NOTA 1. Muchas personas se están saliendo de Facebook. Sé que esto no es posible para todos, así que, si quiere mitigar el riesgo y seguir usando Facebook, le dejo consejos para que proteja su privacidad.

NOTA 2. Aunque el Gobierno intentó revivir el proyecto 146/17 de Senado (Ley Lleras 5), al final desistió del propósito y esta semana decidió archivarlo por solicitud del Ministro de Comercio. Con un poco de suerte esto abrirá el espacio en el Congreso para que el debate se dé con todos los interesados.

Facebook: inseguridad por diseño
Facebook: inseguridad por diseño
  • Actualizado el: jueves, 14 de febrero de 2019

    MinTIC abre inscripciones para taller de compra pública de transformación digital